Ellos están aquí, entre nosotros. Son iguales que nosotros en apariencia. Hasta que no se manifiestan es imposible distinguirlos de una persona normal.

Los trolls no saben de nacionalidad o edades. Simplemente aguardan pacientemente a que se les presente la ocasión de ponerse a trollear.

¡Miau!