Para todos aquellos que se empecinan en seguir pagando licencias a Microsoft (jaja), y con ello seguir haciendo a Bill Gates más rico, os dejamos una serie de sencillos pasos a seguir para que este simpático sistema operativo se ponga a la altura de un GNU/Linux.

  1. Defragmentar el disco 3 veces al día
  2. Eliminar el antivirus (mucho consumo)
  3. Desactivar las Actualizaciones automáticas
  4. Actualizar la RAM
  5. Comprar una nueva CPU
  6. Downgrade a Windows 95
  7. Esperar a Windows 9

Nota Importante: Este post es absolutamente irónico. Si quieres que tu Windows se parezca a un Linux casi mejor que le pongas una vela a San Judas Tadeo.

Vía | http://phyx.wordpress.com