Después de años de estudios universitarios y experimentaciones científicas los expertos han concluido que, indefectiblemente, el niño de esta foto es, al menos en ese preciso momento, un niño feliz.