¡Por poco! (pero fail)

La verdad es que la cosa falló por poco. Por muy poco. Pero al final el intento acaba catalogado como Fail (y la espalda del tipo acabaría hecha un cromo) xD

por poco

Agilidad felina Fail (o uno de gatos más torpes del mundo)

Es probable que la forma física de este gato haya visto tiempos mejores, pero no parece excusa para un salto tan poco… felino. ¿Estaremos ante uno de los gatos más torpes del mundo? Seguramente no. Al fin y al cabo, todos hemos tenido ese día en que todo nos salía mal ¿no? xD

salto de gato fail

Intento de impresionar a la novia Fail

Los hay que aprovechan cualquier oportunidad para impresionar a la novia (o simplemente para impresionar a “esa” chica que está mirando). La cosa, en la mayoría de los casos, se reduce a demostrar esas habilidades cuasi divinas con las que la naturaleza les ha dotado.

No nos engañemos. Pocas veces estas habilidades sobrenaturales caen del lado del intelecto. Son casi siempre demostraciones de fuerza o de agilidad (quizá en un intento inconsciente y casposo de decirle a la chica: “¡ei! ¡estoy preparado para protegerte en el caso de un holocausto zombie!“).

Por desgracia las habilidades físicas que uno mismo se atribuye no coinciden necesariamente con la realidad, por lo que más a menudo de lo que uno desearía se produce el inevitable fail (y el desastroso mensaje inconsciente a la chica, que probablemente intentará que no le vuelvan a ver por la calle con semejante mandril descerebrado… ¡y torpón!).

Barranquillo Fail: “Sa matao Paco”

Las caídas tienen algo que las hace graciosas. No se sabe de que se trata, pues es bien sabido que la sombra del descalabre siempre planea cerca de una caída aparatosa.

Este caso tiene el agravante de que las cámaras consiguen inmortalizar el momento en el que la gravedad demuestra su titánica fuerza de atracción hacia el suelo (y hacia el fondo del barranco).

Y destacar también al improvisado locutor del acontecimiento que nos va de perlas para demostrar empíricamente la imposibilidad de ocultar una sonrisa ante un cebollazo de estas características.

La broma de la silla: espaldarazo más rebozado de snacks y refresco de cola

Hay que asegurarse siempre de la solidez del sito donde vamos a reposar nuestras posaderas (o culo). Sobretodo si llevamos en las manos un platito con vete tu a saber que (snacks al parecer) y un refresco (posiblemente un cubatilla con cola)… a menos que quieras acabar literalmente rebozado con ese snack y dándote un porrazo de cuidado en todo el coxis (o culo).

Aunque una vez en el suelo, y siguiendo las enseñanzas de Confucio, lo mejor es tomárselo con buen humor :)