La nueva sensación del fútbol se llama Noah Shawn y tiene 7 años

La nueva promesa del F.C. Bayern de Múnich (y del fútbol en general) es un niño de solo siete años llamado Noah Shawn.

Puede que después su progresión se trunque (como la de muchos otros niños prodigios del deporte) y no llegue a la élite del fútbol mundial, pero si sigue así no tenemos ninguna duda que su nombre volverá a sonar… y sino solo mira lo que es capaz de hacer con solo 7 años (en la linea de los vídeos infantiles de Messi… salvando las distancias).

Si no pasa, no pasa: y si no pasa… ¡toca correr! [FAIL]

Cuando llevas un “toro” en un almacén tienes que aprender a calcular muy bien las distancias. Tienes que ser consciente de que un error puede acabar con una lluvia de objetos cayendo desde todas partes… como bien te podría explicar el protagonista del siguiente vídeo.

Por suerte él (o ella) aplicó correctamente la segunda ley del conductor de carretilla… salir por patas lo más rápido posible. Seguramente eso le evitó daños mayores.

¡Gracias Monchu por hacernos llegar el vídeo!

Murcielagos Vampiro y mordeduras a las personas

Los murciélagos o quirópteros (Chiroptera, del griego kheirós, “mano” y ptéron, “ala”) son un orden de mamíferos voladores cuyas extremidades superiores se desarrollaron como alas. Mientras que otros mamíferos como la ardilla voladora o los dermópteros sólo planean distancias limitadas, los murciélagos son los únicos que son realmente capaces de volar.

La mayoría de los murciélagos son frugívoros o se alimentan de pequeños insectos. Como todo depredador en la cadena alimenticia regula la población de las especies de las cuales se alimenta. Cumplen un papel muy importante en la naturaleza, como polinizadores, dispersores de semillas y controladores de plagas de insectos.

Existen únicamente tres especies que se alimentan de sangre, de las cuales dos lo hacen de aves y sólo el vampiro común (Desmodus rotundus) lo hace de mamíferos grandes, principalmente de ganado en zonas con potreros. Los ataques de estos murciélagos a humanos son poco frecuentes aunque no demasiado extraños.

Una mordedura de un vampiro, por sí misma, resulta poco dañina; sin embargo puede transmitir enfermedades y parásitos en su saliva, que de no ser detectados pueden causar daños importantes. El caso más evidente es el de la rabia. Resulta inexplicable por qué los murciélagos muestran tal resistencia a infecciones virales como la rabia, mientras que sus efectos son notables en otros mamíferos.

¿Vida eterna?