El gato que dormía abrazado a su inseparable pato de peluche

El título de este post podría servir para alguna novela (póstuma) del desaparecido Stieg Larsson, pero no es el caso.

Estaremos de acuerdo con que esta foto puede haber sido provocada por los dueños del gato en su afán de inmortalizar a su mascota en una postura graciosa, pero no por ello deja de tener gracia la estampa final con el simpático felino abrazando “amorosamente” al pato de peluche.

El gato surfero peruano

Este intrépido gato surfero se llama Nicolasa, y parece que le gusta tanto o más practicar el surf (y acabar dándose un chapuzón en el Océano Pacífico) que a su dueño Domingo Pianezzi, de Lima, Perú.

¡Esto es lo que se llama “gato al agua“! :P

El gato ninja y el viejo truco de la caja de cartón

De nuevo un usuario (Scar) nos manda un vídeo que merece la pena compartir con todos vosotros.

En esta ocasión se trata de la demostración de las habilidades ninja de un, en apariencia, inofensivo gatito.

El minino, totalmente invisible a la vista humana gracias a su mimetización con la caja de cartón, exhibe su vertiginosa velocidad de golpeo una y otra vez contra su pobre sparring.

¡Gracias Scar!

El gato más perezoso del mundo

Los gatos acostumbran a dormir un mínimo de 12 horas al día, dependiendo de la raza de gato de la que se trate, aunque algunos pueden llegar a dormir un máximo de 18 horas al día. El resto del día se lo pueden pasar quitándose la pereza, comiendo y jugando.

Nuestro felino protagonista no es una excepción… de hecho ni la cámara de fotos consigue sacarlo de su eterno sopor…

* La cuarta foto, con el gato tapado con una sabana y con la cabeza apoyada en una almohada es absolutamente insuperable :)

Minino aprendiendo las propiedades de los espejos (¿será este el Hurley de los gatos?)

A este gatito nadie le había explicado antes que el que se ve reflejado al otro lado del espejo no es otro que él mismo, y claro… no piensa consentir que otro felino ocupe su hogar…

Resulta curiosa su reacción de estupefacción cuando tras enfrentarse a su propia imagen se abalanza hacia el armario y descubre que no hay gato al que enfrentarse… creo para el gato debe ser una experiencia de lo más sobrenatural :)