Uno de los finales de partido de fútbol más dramáticos de la historia

La segunda división del fútbol inglés vivió uno de los momentos más dramáticos de la historia del fútbol. Sucedió en la victoria del Watford sobre el Leicester City que le ofrecía acceso al playoff de la Championship y la oportunidad de acabar en la Premier League.

Ya metidos en el tiempo de descuento, el Watford necesitaba un gol para poder obtener su objetivo, pero en su lugar el árbitro les señaló un penalti en contra. Milagrosamente (para sus intereses) su portero, el español Manuel Almunia, detuvo el balón por dos veces (el penalti y el posterior remate a boca de cañón) y tras un despeje a la desesperada llegó el gol de Troy Deeney, al que siguió una invasión de campo masiva para festejar el inesperado prodigio.

¿Cómo debería haber terminado Skyrim?

Algún sabio dijo una vez aquello de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Quizá les faltó añadir que tampoco le iría mal un “gran control” sobre ese poder.

Veamos como podría haber acabado perfectamente el juego The Elder Scrolls V: Skyrim… uno de sus infinitos posibles finales alternativos.

Doritos y Pepsi Max llenan de nuevo las iglesias

La blasfemia llega de mano de la comida basura para ultrajar el sagrado lugar de congregación que son las iglesias. Doritos y Pepsi Max son, en sentido figurado, cual Prostituta de Babilonia, que, con sabrosos y dulces cantos de sirena, piensan atraer a nuevos feligreses.

Solo falta añadir unas hamburguesas al menú y pasar anuncios de la teletienda bajo el púlpito del cura para acabar de amenizar las misas

Bromas aparte, curioso vídeo que pertenece a un concurso lanzado por Doritos y Pepsi Max para encontrar el anunció que aparecerá en la Super Bowl 2011.

Epic Fail en la final de Australia’s Next Top Model

Epic Fail es una forma más elegante de decir “cagada monumental“. Y eso es lo que hicieron entre los organizadores y Sarah Murdoch, la presentadora del programa Australia’s Next Top Model (un concurso tipo “Supermodelo“).

Se trataba de la esperada final. Las dos chicas finalistas esperaban con nervios mientras la presentadora les aburría con su pausado speech (explicando la trascendencia de lo que estaba en juego). Al final, anuncia el nombre de la flamante ganadora y el publico estalla de júbilo.

Pero la alegría resulta efímera a la “ganadora“… al parecer la presentadora se ha equivocado al anunciar su nombre… la ganadora resulta ser la otra finalista…. ¡zas!

Realmente resulta sorprendente que la presentadora se pueda equivocar cuando se puede ver perfectamente como le anuncian el nombre de la ganadora por el pinganillo. ¿Error de la organización? Quizá le dijeron mal el nombre por el pinganillo, puede ser… aunque hay que tener en cuenta que tras este epic fail el mundo entero ha sabido que este programa existe.