Desprendimiento de rocas en Taiwán

El siguiente vídeo corresponde a lo ocurrido en Taiwán el pasado 31 de agosto de 2013. Un desprendimiento de tierra hizo que una enorme piedra cayese de la montaña directamente sobre la carretera.

La fortuna quiso que uno de los coches sorprendidos por el desprendimiento quedase a apenas un metro de la pesada piedra. De hecho se puede ver como la fuerza de los cascotes empuja lo suficiente al coche como para que luego, tras evitar milagrosamente un nuevo giro de catastróficas consecuencias, la roca queda asentada justo al lado del coche blanco.

Muy mala suerte que te pille un desprendimiento así, aunque los ocupantes del coche no podrán negar que ese día volvieron a nacer.

Diferencia entre ser “afortunado”, “muy afortunado” y “el más afortunado”

Algunos dicen que la suerte no existe. Bueno, no vamos a entrar en ese tipo de discusiones científico-filosóficas. Hoy solo nos proponemos poner cara a aquello que denominamos “ser afortunado” y sus diferentes grados.

En concreto veremos un ejemplo de lo que es ser “afortunado“, otro de lo que es ser “muy afortunado” y finalmente veremos lo que es ser “el más afortunado“.

Un hombre es atropellado por un camión embestido por un tren … y sale prácticamente ileso

El protagonista del siguiente vídeo es un tipo con suerte. Con mucha suerte diría yo. Bueno, suerte sería más bien que te toque el Euromillon… pero no creo que se queje.

El trabajador turco fue grabado por las cámaras de seguridad del puerto de Mersin, Turquia, mientras un pesado camión hacía maniobras cerca de la via del tren. De repente, y sin tiempo para reaccionar, es embestido por un mercancías a toda velocidad.

Pero el destino y la suerte estaban compinchados en su favor, y a pesar de que en el 99,9% de los casos eso significaría una muerte segura, el joven turco salio prácticamente ileso. Se puede decir que ha vuelto nacer.