Borrachos, una cámara y una pistola

Lo de estos tipos es de traca. Resulta que se emborrachan y de repente, estando terriblemente aburridos y con el desparpajo que da el tener una cámara con la que grabar un vídeo, deciden hacer puntería con una pistola. Eso si, para que haya más emoción, deciden que sea uno de ellos el que sostenga el blanco.

De esta manera un temerario (como se han visto pocos) sostiene un vaso de cristal sobre la cabeza, en la mano y en su hombro. Y del otro lado, el pistolero, se dedica a disparar con pulso de borrachuzo y a reducir los blancos en minúsculos fragmentos.

Creo que solo el destino sabe porque este increíble episodio de insensatez no acabó con alguna que otra desgracia (en forma de herida de bala).

Juegos peligrosos agarrados a un tren

Los hay que parece que disfruten desafiando a la suerte (y a los carteles que desaconsejan hacer este tipo de acrobacias en un tren, y menos aun en su techo o sus laterales).

Por suerte, y por esta vez, todo ha salido bien, pero un pequeño fallo, un pie puesto en falso o el más pequeño desliz y la cosa podría haber acabado bastante mal.

La vida es buena, corta, pero buena :)

Hartos de tanta crisis, estos simpáticos alemanes han decidido tomarse un descanso y empezar a encajar la vida de otra manera, esperemos que la corriente de la vida no les juegue ninguna mala pasada.



A vivir que són dos dias! (literalmente) xD