No juzgues demasiado rápido

En ciertas ocasiones juzgar demasiado rápido puede jugarnos una mala pasada. En esta recopilación de anuncios publicitarios tenemos una buena demostración de que, a veces, las apariencias engañan…

Esta claro que la primera reacción humana ante estas situaciones es pensar mal (me refiero a pensar en negativo, lo de pensar defectuosamente es otro tema) … pero… ¿quien dijo eso de “piensa mal y acertaras“? :D