Cristiano Ronaldo muestra de nuevo su mal perder ante las cámaras después de la eliminación de Portugal ante ‘La Roja’ en el mundial de Sudáfrica

Tiene que ser duro ser eliminado del mundial. Eso nadie lo pone en duda. Aun más duro tiene que ser si eres el jugador más caro del mundo, del que se espera mucho y, al final, no has cuajado un buen mundial.

Pero hay que saber estar en la gloria y en la derrota. No vale posar constantemente para las cámaras en la victoria y, por contra, escupir a los pies de un inocente trabajador y poner mala cara cuando las cosas no te han salido bien.

Esto, aunque no lo parezca, es un deporte… y aunque no siempre gana el mejor, al final, si tienes menos goles que tu adversario, has sido derrotado.

Cabe decir que, a todo esto, CR9 abandonó el terreno de juego sin tan siquiera felicitar o despedirse de sus compañeros en el Real Madrid: Iker Casillas, Sergio Ramos, Álvaro Arbeloa y Xabi Alonso.

La importancia de saber perder

En este mundo extremadamente competitivo (y por mucho que nos pese) el segundo clasificado es el primero de los perdedores. De acuerdo que todos se alegran cuando les cuelgan la medalla de plata o bronce, pero la calidad de ese metal revela una certeza irrefutable, hay alguien que lo ha hecho mejor.

Y con todos esos sentimientos de desbordante rabia y frustración es cuando los humanos debemos ejercer esa difícil disciplina que nos ayuda a mantener la dignidad en tan difíciles momentos: saber perder.

La estampa del mal perdedor

Queda claro que el señor ciclista que va detrás del primero (el primer perdedor) no tiene dicha disciplina demasiado entrenada :)