El método japonés para apartar a la gente de la acera

A veces vas caminando por la calle con cierta prisa (maldito estrés) y delante tuyo se forma un infranqueable tapón de personas (menos estresadas, afortunadamente para ellas) que andan a paso de tortuga y obstaculizan cualquier intento de adelantamiento que lancemos.

¿Qué se puede hacer en estos casos?

Los japoneses, que para estas cosas son unos auténticos genios, nos muestran una posible solución.

Se trata de un elemento que apela directamente al instinto de supervivencia del ser humano. Ese primitivo instinto que nos lleva a todos a echarnos a un lado cuando alguien (un auténtico troll) hace sonar el timbre de una bicicleta simulando un ciclista pidiendo paso.

¡Infalible!

Ciclista superando obstáculo Fail: piñaco del 15

La verdad es que nunca había visto este tipo de competición ciclista. Los corredores van a toda velocidad hasta que se encuentran con una especie de obstáculo.

Entonces se supone que deben bajar de la bicicleta, superar el obstáculo de la forma más veloz posible y volver a montarse.

El problema es que con tanta velocidad y la presión de ir el primero a veces uno no acaba de coordinar muy bien los movimientos que hay que hacer para saltar el obstáculo… y entonces aparece el Fail. Y el piñazo del 15.