El cajero del futuro: habrá que rezar para que te den tu dinero

Podría parecer que se trata de una capilla donde se adora al todopoderoso dinero. No sería nada descabellado pensarlo, pero no. Es un cajero del futuro. En ese futuro tu no verás jamás tu dinero… los señores del banco lo gestionarán a cambio de unas módicas comisiones… y cuando necesites dinero, tendrás que rezar (y de rodillas) para que te den alguna migaja… ¡wait! ¡No parece tan lejano ese futuro! ¿no? xD

rezar ante el dinero

Fauna pagafantas: «silla humana»

La alegría ilimitada que este chico debió sentir cuando la rubia buenorra de la guitarra le invitó a su fiesta exclusiva de “gente guay” no fue nada en comparación a la “humillación” de verse usado de “silla humana“.

Eso si, cuando volvió a ver a sus amigotes pudo explicar, sin mentir en ningún caso, que se pasó buena parte de la noche “tocando cachas” xD

Pagafantas nivel extremo

Un pagafantas, en palabras de Borja Cobeaga (Director y co-guionista de Pagafantas) es un concepto popularizado en Internet que hace referencia “al chico que está todo el día pegado a una muchacha y que la consuela, la acompaña, la mima pero no tiene ninguna posibilidad sentimental y/o sexual con ella. Él quiere algo, pero ella le ve como un amigo, como un hermano.

En realidad no sabemos a ciencia cierta si el tipo que, postrado lastimosamente a cuatro patas en el suelo, es un auténtico y genuino pagafantas o es que se lleva algún rollo tipo sado-maso con la pájara de los botines, pero vamos, que tiene toda la pinta.

Mención especial a los taconazos de la muchacha clavados en el espinazo del entregado “pagafantas”. Toda una demostración de amor. xD

Piedra, papel, tijera y “lo otro”

piedra, papel, tijera y lo otro

Piedra, papel o tijera es un juego infantil de reglas extremadamente sencillas (exceptuando variaciones Vulcanianas con el añadido de los elementos “Spock” y “Lagarto“).

Los dos jugadores esconden una de sus manos detrás de la espalda y tras contar juntos “1… 2… 3… ¡Piedra, papel o tijera!” muestran todos al mismo tiempo esa mano, de modo que puede verse el “elemento” que cada uno ha elegido para jugar.

A partir de aquí solo hay que resolver el enfrentamiento:

La piedra gana a la tijera.
El papel gana a la piedra.
La tijera gana al papel.

Para los más atrevidos (y mayores de edad) hay una variedad que añade un nuevo “elemento” que gana a los otros 3 juntos. Parece que el juego vaya a perder emoción ¿verdad? xD

Evidentemente no se trata de nada nuevo… pues ¿quien no ha disfrutado de poseer las Rodilleras de seducción en una partida de Munchkin?