Insert Coin para humillar a una vida

Nosotros los humanos, somo animales heterótrofos, que básicamente significa que tenemos que alimentarnos de otros seres vivos para poder vivir, dentro de este contexto, al ser animales omnívoros podemos escoger entre alimentarnos exclusivamente de carne, o bien exclusivamente de vegetales e incluso una combinación de ambas. Dentro de esta elección, cada uno escogerá si tiene la posibilidad de ello, la opción que más se adapte a sus necesidades, pero sea cual sea su elección, necesitará alimentarse de seres vivos.

Una vez aclarado ciertos matices, hay que destacar que en este proceso no deberíamos de humillar y satirizar a los seres vivos que paradójicamente nos alimentan para que podamos vivir.

Desde luego, este no es el caso de la siguiente imagen y video de un típico restaurante de pescado y marisco, dónde lo que para muchos es una estrategia comercial o un simple juego para ganarse la clientela, en realidad esconde una gran humillación hacía esos seres que son utilizados como premios, simples objetos que solo servirán para hacernos reír y manipularlos a nuestro antojo dejándoles sin ninguna opción a la vida y a la dignidad.

Tu lo cazas, nosotros la cocinamos
lobsterfishing

Tortura y muerte convertido en juego…

http://www.thelobsterzone.com/

Igualdad Animal Responde a Campofrío

Visitando la web del grupo musical ska-p, hay un artículo que me ha llamado la atención, que habla sobre la respuesta del grupo Igualdad Animal, referente a un anuncio, dónde la empresa campofrio se burlaba de un colectivo para seguir manteniendo a los fieles, y por supuesto ganar nuevos adeptos, sin embargo uno se tiene que plantear si el presente es el futuro que realmente desearimos, aunque es evidente que siempre que salen temas que molestan (capitalismo, hambre, dinero, pobreza, animales, medio ambiente) la gente hará lo posible para satirizar al máximo la utopía de un cambio. Los que sueñan, no han de dejar de hacerlo, los sueños pueden cumplirse.

Por supuesto no hemos de olvidar el sufrimiento de nuestra propia espécie, sin olvidar también, que eso no nos exime de ser los responsables del futuro de las demás.

Los verdaderos protagonistas del anuncio