Sucedió en un partido de la serie B del fútbol brasileño que enfrentaba a los equipos del Guaratinguetá y Vila Nova.

En una jugada de peligro lanzada por los jugadores del Vila Nova el balón queda justo encima de la linea de gol.

Diego Dedone, jugador del Guaratinguetá, consigue evitar el gol desde el suelo, rozando el balón con su cabeza… cuando, inesperadamente, Everton, un compañero de su equipo, intenta despejar el balón con tan mala suerte que le chuta la cabeza.

Y al final la pelota acaba en los pies de un jugador del Vila Nova que solo tiene que empujarla hasta el fondo de la portería del Guaratinguetá.

Un Fail en toda regla… tanto sacrificio y dolor… ¡para nada!