Los estilos musicales son indudablemente infinitos. No hay día que algún grupo musical se atribuya un estilo de nombre generalmente rimbombante. Y si no es el propio grupo ya aparecerá alguien que genere una nueva etiqueta para todo aquello que no se ciña exactamente a la definición de los estilos más genéricos.

Esto para la música en general, porque si hablamos del metal la cosa se multiplica por N.

¿Te suena el Methcore? ¿O el Mainstream Death? ¿O el Djazz? ¿O quizá eres más de Power Grind? Uhm… Bueno, puede que este guitarrista se haya sacado estos estilos de la chistera, pero vamos, que podrían coexistir con estilos indefectiblemente existentes como: Pornogrind, Crunkcore, Screamo, Christcore o Nintendocore.