¿A quién quiere más una madre?

Las peleas entre hermanos son habituales en la gran mayoría de hogares. Es una cuestión natural, cultural y casi un entrenamiento para la vida adulta.

Más a menudo de lo que muy probablemente desearían, las madres tienen que ejercer de juez en estas sentidas peleas entre sus amados vástagos, momento en el cual es muy probable que el hijo que se sienta más perjudicado por la decisión de su progenitora pronuncie aquello tan manido de: “es que tu quieres más a tal que a mi” (donde tal es el nombre del, en ese momento, odiado hermano o hermana).

Lo habitual es que la madre, en su papel de juez imparcial, zanje el tema con un: “mama os quiere por igual“, pero en el fondo de sus pequeños cerebros los niños ya han empezado a urdir un plan para saber la cruda verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.