No parece que a esta simpática abuela le haga mucha ilusión tener un iPhone 6, al menos eso se desprende de la reacción que tiene al sacar la caja de uno de estos codiciados smartphones de apple del envoltorio de regalo.

La felicidad le llega cuando se percata que el supuesto teléfono móvil está hecho de chocolate.

Supongo que esta abuela ya habría expresado con anterioridad su poca predisposición a recibir un smartphone (ya sea por sus pocas ganas de aprender el funcionamiento de estos dispositivos como por su elevado precio), porque si llega a hacerle ilusión se habría llevado un enorme chasco.

¿A ti como te habría sentado abrir la caja de un iPhone 6 y encontrarte dentro una pieza de chocolate? xD