No tengo muy claro si se trata de una broma (en este caso, telita) o si es fruto de la casualidad, pero por alguna razón el airbag del asiento en el que este abuelo estaba sentado se disparó.

No hace falta decir que el pobre hombre salió volando y acabó por los suelos sin entender demasiado bien que diablos había sucedido. Eso si, el abuelo mantuvo en todo momento la compostura y se mostró notablemente estoico ante la inesperada situación.

Lo que hace pensar en una posible broma es la oportuna cámara grabando al abuelo justo antes de la “explosión” y las risas incontenidas de más de uno de los asistentes.

Explota un airbag y un abuelo sale volando