La conductora del Mercedes-Benz 380SL Roadster pretendía aparcar en paralelo, pero algo no acabó de ir bien. Al final de dicha maniobra su vehículo se encontraba encima de un Ferrari 458 Speciale.