Lo de estos simpáticos animales, fotogenia aparte, es pura expresividad.