Una pareja de jubilados se vieron sorprendidos por las olas del océano en la playa de Portsall. Los ancianos, prácticamente vencidos por la fuerza de las aguas y arrastrados mar adentro, fueron salvados in extremis por la heroica intervención de un joven que puso en riesgo su propia vida al volver al alcance de las olas.