A ver, no es que vayamos a descubrir el lado oscuro (y poco cinéfilo) de los autocines, pero, si se supone que todos esos coches están ahí para ver una película, me gustaría que me explicasen que diablos hacen los coches que hay justo detrás del edificio central.

Que si. Que cada uno haga lo que quiera, pero que no me digan que han ido al autocine a ver la película porque está clarísimo que no van a ver ni un pimiento.

Eso no quiere decir que vayan para otros asuntos mucho más entretenidos que ver la típica película palomitera, ¿eh?

Entonces poco va a importar tener una pared justo delante del parabrisas del vehículo.

autocine