Estaremos de acuerdo en que un autogol es una de las peores cosas a las que se tiene que enfrentar un jugador de fútbol. Dentro de esta categoría podríamos concluir que los peores autogoles son los que protagonizan los porteros. Y aun rizando el rizo, uno de los peores autogoles podría ser el que se meta un portero en un saque con la mano.

Esto mismo le sucedió al portero camerunés Sammy Ndjock, del Minnesota United en EE.UU. Un golazo en propia puerta después de un glorioso saque rápido con la mano… Y aunque el muchacho intentó evitarlo, no hay duda de que Sammy es firme candidato a haber protagonizado una de las jugadas más ridículas de la historia del fútbol.

¡Ánimo Sammy!

El autogol más ridículo