Las extensiones de pelo jugaron (de nuevo) una mala pasada a la cantante Britney Spears durante uno de sus conciertos en el hotel Planet Hollywood de Las Vegas.