Broma cruel: a la víctima casi le da un infarto

Los bromistas deberían tener un poco de consideración por esos momentos de relax (como aquellos en los que te tomas una cerveza fresquita) en los que te crees a salvo de todo.

Aunque no se aprecia demasiado bien, parece que a este tipo le hacen saltar un airbag justo debajo de su trasero (lo estaba usado como asiento).

El resultado son un montón de risas maléficas mientras la víctima de la broma se toca, aun incrédulo, el pecho (donde, sin duda, el corazón debe irle a tope).

¡Al borde del infarto vamos! xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.