Las bromas nunca fueron tan fáciles como con estos borrachos dormidos. Les puedes hacer de todo que no se quejar: pintarles la cara, meterles pepinillos por la nariz, untarlos de crema de cacahuete, envolverlos en cinta adhesiva, etc.