Cámara intentando caminar con la pierna dormida

Todo el mundo, en un momento u otro, ha experimentado ese molesto fenómeno que conocemos como “se me ha dormido la pierna” (no confundir con el ¡ma’echo un esguince!). Suele suceder cuando nos quedamos por largo tiempo en una postura que dificulte la circulación sanguínea en los cuartos inferiores.

Entonces es cuando sientes ese picor y cosquilleo que avecina esa desagradable sensación de “pata de palo”, de falta total de sensibilidad (aunque acompañada de un dolor progresivo que te hace ver las estrellas) y del consiguiente desequilibrio si se intenta andar.

Pues eso es lo que le pasó a este cámara durante el 4º cuarto del partido Chicago Bulls vs Pacers… xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.