Camillero Fail (no hay luz al final de ese túnel)

Se comenta a menudo que en el fútbol hay mucho teatro (y del bueno) y en ciertas ocasiones hemos podido ver claramente que es así (las repeticiones a cámara lenta nos han descubierto verdaderas obras maestras del engaño).

Quizá para evitar esta picaresca en Brasil han instaurado la figura del camillero torpón que, de cuando en cuando, te somete al cruel castigo de incrustar su trasero en la cara del jugador supuestamente lesionado.

Esperemos que tan aberrante práctica disuada a los cuentistas y tramposos de seguir con sus poco deportivas prácticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.