¡Cariño, no es lo que parece!

Hay situaciones que no son nada fáciles de explicar… aunque siempre queda la opción del tan socorrido “¡cariño, no es lo que parece!” (como parte de un plan que busca hacer pasar a la “víctima” como un paranoico acabado).

A este le pillaron con la salchicha metida donde no debía xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.