Cerrado para siempre

A veces un uso demasiado estricto de medidas de seguridad puede girarse en nuestra contra. Y como ejemplo este candado.

Tal y como está puesto no creo que lo vayan a abrir con la llave (a menos que echen abajo el muro que hay detrás).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.