Saltar desde la cubierta de un yate puede que no sea tan fácil como parece. Primero hay que lograr estar en uno… y después hay que evitar a toda costa meterse un costalazo y provocar el típico (pero infalible) vídeo de fail.

Esta chica logró el primer requisito. El resto lo puedes ver en el siguiente vídeo de fail “saltando de un yate fail” xD

PD: Si un día consigues cumplir el primer requisito y se te presenta la oportunidad de saltar al agua desde un yate simplemente recuerda: evita que te graben en vídeo o mantén el pie de apoyo en el suelo hasta el momento del “despegue”.