La longitud de las piernas de estas chicas, como dirían los más doctos matemáticos, tiende al infinito.