La de cosas maravillosas que se podían (y pueden) hacer con 8 miseros bits. Un ejemplo de ello es este cover del tema Chop Suey de los System Of A Down.