El tipo se llama Michael Kollbek, y es un ciclista norteamericano. El lugar es White Line, Sedona, Arizona. A pesar de que Kollbek es un profesional de la bicicleta de montaña, declaró (con motivo) que esta aventura fue “lo más aterrador que ha hecho nunca encima de una bicicleta“.

La cuestión era lograr una concentración absoluta sobre la bicicleta y superar el miedo… cosa que Kollbek logró (en caso contrario estaríamos hablando en otros términos).

El momento de esta gesta (o mejor dicho “de esta locura“) fue grabado por un dron y posteriormente subido a youtube donde, en menos de 3 días, cuenta con medio millón de reproducciones.

En fin, una aventura espectacular que, por suerte para todos, acabó con éxito.