Quizá lo normal sería que este ciervo se asustara del ruido o del viento que produce esta máquina sopladora de hojas. Pero no es el caso de este atrevido cérvido. Muy lejos de asustarse, parece estar encantado con sentir el viento en la cara.

El placer de sentir el viento en la cara