Nada puede ser más épico que un combate con sables de luz entre dos ardillas Jedi.