Este papa se moría de ganas de jugar a bolas de nieve con su hijo. El problema es que cuando no te pones en el papel que corresponde puede que la cosa se te vaya de las manos… ¡y la cosa acabe con el niño abatido por una bola de nieve gigante!