Una demostración práctica de lo que no hay que hacer cuando se te ocurre lanzar a una chica al agua (y aun menos si se trata de tu novia) por la borda de un barco.