No se si lo pillaron al momento o se llevaron la sorpresa al revisar los vídeos de seguridad, pero queda claro que no hace falta tener una “pinta sospechosa” para ser un ladronzuelo. Veamos pues, de la mano de este anodino señor y su compinche, cómo se roba una chaqueta Hugo Boss.