COMPROBADO: Una descarga de taser en los testículos duele un montón

No es que nosotros lo hayamos comprobado ¿eh? Por lo visto nosotros tenemos mucho más aprecio por nuestras gónadas masculinas que este muchacho (supuestamente) norteamericano.

En el más puro estilo Mercedes Milá y su Gran Hermano, podemos tomar esto como un experimento puramente sociológico (uno que deja el Experimento Filadelfia en ridículo).

El objetivo de este ambicioso experimento es muy concreto. Queríamos saber si hay alguien tan redomadamente estúpido como para dejarse tasear las pelotas, de forma absolutamente voluntaria… y el resultado del experimento fue SI.

Eh aquí la demostración (minuto 2:30 para ir directamente al meollo del experimento).

Después de publicarse los resultados de este sorprendente experimento, los científicos andan como locos revisando la Teoría de Darwin y la supuesta evolución de la especie humana :D

2 Replies to “COMPROBADO: Una descarga de taser en los testículos duele un montón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.