Este camionero, tras bajar al arcén a examinar los daños ocasionados por la explosión de una de sus ruedas, tuvo que esquivar a otro camión que le pasó prácticamente rozando. Indemne por milagro, bien puede decir que vio pasar la muerte a escasos centímetros.