¡Con las armas no se juega muchacho!

Muchas veces no hay mejor manera de enseñar los peligros de cierta cosa que con un ejemplo visual. En este vídeo podemos observar como la manipulación de armamento (en este caso, y para alivio del chico, se trata de una arma de paintball) por parte de un neófito puede suponer un grave peligro…

A este no le quedaran ganas de hacer el zángano con un arma por mucho tiempo :)

PD: Si llega a ser con un arma de verdad el chaval sería un serio candidato al premio Darwin, sin duda alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.