Poco se debía imaginar el conductor de ese Mercedes que su salida furiosa del vehículo para increpar al conductor que le precedía iba a acabar con un ataque de risa incontrolable. Bien se puede decir que en esta ocasión el conductor encabronado recibió un sorprendente e inmediato golpe kármico.