Cuando se tiene un maestro como el señor Miyagi sería tontería no hacer caso a sus sabios consejos.

confía en tu poder interior