Es un hecho que existe gente que no se conforma con la parte que le corresponde. Y no es que sea malo querer tener más. Eso es muy legítimo. Pero obtenerlo mediante la privación del derecho de los demás a su correspondiente parte, eso ya es otra cosa.

Veamos un ejemplo en la siguiente imagen. Un tipo que decide que su bicicleta estará mejor ocupando el espacio de otros cinco usuarios. Con dos cojones.

listillo