Coreografía musical para dejar el trabajo

Si decides dejar tu actual trabajo puedes hacerlo de forma silenciosa. Es lo que se suele hacer. Puedes despedirte de tus compañeros compartiendo una frugal merienda y cruzando algunos forzados comentarios condescendientes… o puedes hacerlo por la puerta grande, dejando huella, prácticamente creando una leyenda que perdure hasta los últimos estertores de la mismísima compañía.

Para ello solo necesitas un radiocasete a pilas, esperar a la hora del almuerzo y tener un poco ensayada una cutre coreografía (y cierto espíritu teatral)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.