Cada país tiene su propia versión de crimen organizado. El miedo que infunden estos grupos es tal que solo mencionar su nombre es suficiente como para que sus ciudadanos se echen a temblar. He aquí algunos ejemplos.

crimen organizado