No sabemos que llevaría a esta gente a cruzar la carretera de forma tan temeraria, pero después de que un coche los esquivara por la izquierda y otro por la derecha, bien podemos decir que se salvaron de ser atropellados por puro milagro.

milagro