Cuando un oso te visita en plena acampada

No hay nada mejor que un día de acampada en el bosque, lejos del estrés y de la contaminación de las ciudades.

Las posibilidades son infinitas. Puedes ir solo, en pareja, con amigos, etc. Una simple tienda de campaña y unos pocos víveres son suficientes para entrar en conexión con la naturaleza, para impregnarte de algo que no sea dióxido de carbono.

Pero resulta que los bosques, a día de hoy, aun los compartimos con los animales. Y ellos, al igual que nosotros, también son curiosos.

Estos campistas atrajeron a su improvisado campamento a un oso que, al más puro estilo de Yogi, se metió desvergonzadamente en sus tiendas en busca de cualquier cosa que llevarse a la boca.

¡Un auténtico sinvergüenza! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.